Sistema de frenos

/Sistema de frenos
Sistema de frenos 2018-09-26T10:40:39+00:00

Sistema de frenado del coche

El sistema de frenos es, claramente, uno de los sistemas más importantes de nuestro vehículo. ¡Quizá el más importante! Tanto a nivel de funcionamiento normal como de cara al apartado de seguridad.

El sistema de frenado se encarga de disminuir la velocidad del vehículo, y llegar a detenerlo por completo si fuese necesario. Tanto en una frenada rutinaria para entrar en curva, para detener el coche en un semáforo en rojo o aparcar; como en una situación de emergencia que requiera detener el coche por completo, y lo más rápido posible, de cara a no impactar con, por ejemplo, otro vehículo de la calzada.

Cualquier sistema de frenos se basa en el poder del rozamiento para realizar su función. Ya sea entre una zapata y un tambor, entre una pastilla y un disco… Y eso genera calor y desgaste.

sistema antibloqueo de frenos ABS

El sistema de frenado no sólo debe ser capaz de frenar el vehículo eficazmente, también debe estar diseñado de manera que disipe correctamente el calor. Durante la frenada, toda la energía cinética es transformada en energía calorífica, y este calor puede ser muy perjudicial.

Debido a que conforme pasan los años los vehículos son cada vez más potentes, son necesarios sistemas de frenado cada vez más efectivos y rápidos. Capaces de frenar de manera correcta a nuestro vehículo, sin desfallecer, y permitiendo ciertas maniobras durante el ejercicio de frenado.

¿El freno de pie sobre qué ruedas actúa? El freno de pie actúa sobre las cuatro ruedas del coche.

Desde 2003, todos los sistemas de frenado de los coches comercializados dentro de la Unión Europea cuentan con un subsistema obligatorio. Este subsistema es clave en la seguridad, y ha ayudado a reducir enormemente el número de accidentes en carretera, siendo uno de los mayores avances en seguridad activa en el automóvil.

Este subsistema recibe el nombre (que seguramente te suene) de ABS. Las siglas provienen de ‘AntiBlockierSystem’, y es un sistema que se desarrollo inicialmente para el sector de la aviación. Y sería en 1978 cuando Bosch lo introdujese en el sector del automóvil.

El sistema antibloqueo de frenos ABS actúa como su propio nombre indica: evitando que los frenos se bloqueen durante una frenada.

Sistema de frenado ABS

El ABS detecta cuando los frenos pueden bloquearse, y por consiguiente las ruedas, y comienza a actuar. Sin la intervención del ABS, el coche llegaría a deslizar por el suelo derrapando sin control y anulando cualquier posible corrección de la dirección a través del volante. El ABS reduce automáticamente la presión que realiza el sistema sobre los frenos para impedir el bloqueo de ruedas y vuelve a ejercer de nuevo más presión cuando detecta que las ruedas siguen girando libremente. Todo esto, claro está, en milésimas de segundo; esta regulación de presión se puede llegar a efectuar hasta 100 veces en un segundo. Mientras tanto, el conductor únicamente debe frenar, y notará como el pedal de freno vibra.

Este sistema es clave, tanto que actúa en consonancia con otros sistemas como el de control de estabilidad o el de control de tracción.

Por supuesto, el ABS supone una gran ventaja a la hora de efectuar frenadas en superficies resbaladizas, como asfalto mojado o hielo, en donde el deslizamiento de las ruedas al frenar es mucho más fácil.

Tipos de frenos

Según el modo de accionamiento del sistema de frenado se puede establecer una clasificación. Cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes, por lo que su presencia en los diferentes tipos de vehículos radica en las necesidades y aspiraciones de estos.

Frenos hidráulicos

Los frenos de tipo hidráulico son los más extendidos, de hecho, son los que se usan en los turismos. Como su propio nombre indica, los frenos son accionados por medio de un sistema hidráulico; el fluido contenido en el circuito se comprime al pisar el pedal del freno, activando así los pistones de las pastillas de freno. O, en su defecto, presionando la zapata de un freno de tambor.

Este tipo de sistema podría ser víctima del fading como explicaremos posteriormente.

sistema hidráulico de frenos

Frenos neumáticos

Los frenos neumáticos son accionados con aire comprimido. Son usados por vehículos y maquinaria pesada. Es decir, los camiones y los autobuses efectúan la frenada gracias a un circuito neumático. Son efectivos y seguros para este tipo de vehículos, de ahí su uso en ellos.

Estos frenos en poco difieren de los hidráulicos, el funcionamiento es similar; se ejerce fuerza sobre pastillas de freno o sobre un tambor. Pero, en este caso, el aire es el contenido en todo el circuito. Por ello, los vehículos que equipan estos sistemas precisan de, entre otros componentes, un compresor. Seguro que has escuchado alguna vez ese característico ptssss mientras un camión o un autobús frena.

Frenos hidroneumáticos

Los frenos hidroneumáticos combinan las ventajas de un circuito hidráulico con las que posee uno neumático. Con los frenos hidroneumáticos se logran altas presiones de frenado con componentes pequeños, y la acción de los frenos es directa con tiempos mínimos de reacción, todo gracias a la hidráulica.

Por otro lado, gracias al sistema de aire comprimido, se consigue una fuerza de frenado auxiliar. Sumando una gran potencia de frenado.

Estos frenos suelen ser usados en vehículos industriales ligeros.

Componentes del sistema de frenado

Actualmente el sistema de frenos más extendido y usado en los vehículos es el formado por discos de frenos. Aún algunos coches, siempre pequeños, mantienen frenos de zapata (tambor) en el tren posterior, pero los frenos de disco son el sistema más efectivo, preciso y seguro del mercado actual. No por ello un utilitario actual va a ser peligroso por llevar frenos de tambor en el eje trasero, simplemente, por peso y dimensiones, no necesita tanta potencia de frenado; casi todo el trabajo lo hará el tren delantero con los frenos de disco.

Pastillas de frenos

Las pastillas de freno son las encargadas de producir la fricción sobre los discos de freno. Las pastillas efectúan un movimiento de pinza sobre el disco, intentando bloquear el giro de este, que gira solidario a las ruedas

Una frenada acompañada de un chirrío indica que puede ser hora de cambiar las pastillas.

pastillas de freno bosch

Discos de freno

Los discos de frenos pueden ser de diferentes materiales. Esto variará en función del tipo de vehículo sobre el que se monten. Es decir, según la potencia, peso, etc.

La mayoría de los coches del panorama actual usan discos fabricados en acero, es con mucha diferencia el material más utilizado.

Por otro lado, los discos de freno cerámicos son montados en coches de alta gama, con cifras muy altas de potencia. Los discos de freno de este tipo aportan una eficacia y rapidez de frenada superior. Además, por el material en el que están fabricados tardan mucho más en proporcionar frenadas deficientes durante un uso intensivo.

Y para el terreno de la alta competición quedan reservados los discos de freno de carbono-carbono.

Discos de freno

Freno de mano

Además del freno de pie, que actúa sobre las cuatro ruedas, nuestro vehículo cuenta con otro tipo de freno. El freno de mano o freno de estacionamiento actúa únicamente sobre las ruedas traseras y sirve para dejar el coche frenado cuando lo aparcamos.

En la actualidad hay muchos fabricantes (cada vez más) que abogan por el uso de frenos de mano eléctricos en detrimento de la típica palanca, y en ocasiones, nos encontramos el freno de estacionamiento en forma de pedal en el lado izquierdo de los pedales, y para desactivar el mismo, se suele hacer a través de un tirador ubicado también en el lado izquierdo del cuadro de mandos.

El mantenimiento del freno de mano a veces queda en el olvido, por eso de parecer algo muy simple: aparcas, echas el freno de mano y te olvidas. Pero también se merece algunos cuidados, la ausencia de estos podría hacer que el freno de mano no frene.

Si notas que el freno de mano no frena correctamente, has de saber que la mayoría de las veces que el freno de mano no es capaz de dejar a nuestro coche completamente quieto es porque el mecanismo se ha destensado. Tensar el freno de mano es una operación sencilla que te ahorrará ver cómo tu coche se precipita cuesta abajo.

Freno de mano

Mantenimiento del sistema de frenos

El mantenimiento del  sistema de frenos es muy importante. Un sistema de frenado en mal estado o deficiente hará que, entre otras cosas, la distancia de frenado aumente de manera exponencial.

Es extremadamente raro en los tiempos que corren experimentar un fallo completo del sistema de frenado que nos impida accionar los frenos, como en las películas de Hollywood. Sin embargo, sí podemos experimentar fácilmente el fenómeno denominado fading u otros problemas.

El término fading hace referencia al fenómeno de agotamiento de los frenos que ocurre a causa de un sobre calentamiento. Por tanto, se da cuando se somete a los frenos a un uso intensivo en algún momento. Al superarse la temperatura óptima de funcionamiento, en el líquido del circuito cerrado de frenos se crean burbujas de aire. Este aire hace que el funcionamiento del sistema de frenos no sea el adecuado, y es cuando se nota el desvanecimiento del poder de frenado y la pérdida de eficacia.

Los fabricantes de frenos recomiendan a los usuarios que el líquido del circuito de frenos sea sustituido cada dos años. Y, al mismo tiempo, que el estado de las pastillas de freno y los discos sea revisado a partir de los 20.000 kilómetros. No es casualidad que la primera revisión oficial para un coche nuevo sea en torno a esa cifra, el estado de los frenos es algo que debe comprobarse en ella.

Hay que tener en cuenta que los frenos trabajan sometidos a mucho rozamiento, un fenómeno que siempre genera mucho desgaste. Por física, las pastillas delanteras siempre se desgastarán más que las traseras, casi en un 50% más.

Mantenimiento sistema de frenado

Existen varios síntomas de que el sistema de frenos en mal estado;

Podemos experimentar una vibración en el pedal de freno al frenar. Estas vibraciones indican que nuestras pastillas o nuestros discos están en mal estado. La superficie de los discos de freno podría estar incluso doblada.

También puedes notar el pedal de freno blando, motivo por el cual habría que revisar el líquido de frenos o la bomba de freno.

Y si escuchas ruidos metálicos al frenar, posiblemente haya que cambiar discos o pastillas de forma inmediata.

CITA PREVIA

Pídenos cita previa si tienes problemas con tu sistema de frenos

Te asesoramos sin compromiso
CITA PREVIA